Hortensias artificiales

La hortensia se cultiva desde tiempos remotos como planta ornamental en Japón.

Desde mediados del siglo XIX su uso en decoración se extendió en otras áreas del mundo.

Es una planta ornamental muy popular por sus grandes inflorescencias con múltiples flores pequeñas.

Sus flores pueden ser de color rosa, blancas, o azules.

Una curiosidad es que el color depende de la acidez o alcalinidad del suelo.

En suelos relativamente ácidos las flores se hacen azules; en suelos más alcalinos las flores adquieren un color rosa; y en suelos extremadamente alcalinos, las flores son blancas.

La hortensia es una flor cargada de simbolismo. manifiestan sentimientos de gratitud, de gracia, de belleza.

También expresan abundancia, debido a la cantidad exuberante de flores y a su forma redonda tan generosa.

Existe una leyenda sobre la hortensia, dice que el rey francés Luis XIV encargó a sus hombres que buscaran más allá de los mares nuevas variedades de flores para adornar los jardines de sus palacios. A bordo del barco que partió rumbo a Brasil, viajaba un débil y frágil grumete del que todos se burlaban. Al llegar a las costas brasileñas los indígenas capturaron al grumete que se llamaba Banet. Al luchar para liberarlo, la tripulación se dio cuenta de que el muchacho que todos creían un hombre débil y vulnerable era en realidad una mujer hermosa, fuerte y decidida que se había travestido para salir de su tierra y conocer mundo. Al volver a Francia, el rey, conocedor de su odisea, bautizó una de las flores que traían en el barco procedente de Brasil con el auténtico nombre del falso grumete Banet: Hortensia. Desde entonces, la hortensia tiene un doble significado: agotamiento y vulnerabilidad por un lado; feminidad y templanza por otro.

Las hortensias son flores ideales para realizar todo tipo de composiciones florales, naturales y sencillas. 

Las hortensias, por su delicadeza, son una de las flores preferidas por las novias para crear sus ramos de boda. 

Siempre resultan efectivas para recrear ambientes románticos y evocadores.

Por su belleza, han sido reproducidas de manera artificial con una gran perfección en forma, colores, tamaños, textura y todos los demás detalles de una flor natural.

Las hortensias artificiales permiten su presencia permanente como elemento decorativo en los ambientes interiores y exteriores de la casa, sin que requieran de mayor cuidado.