Margaritas artificiales

La Margarita es presentada como símbolo de pureza, inocencia, alegría, felicidad y un nuevo comienzo.

Existe una leyenda en torno a esta bella flor:

“Un día de primavera se encontraba una margarita en un jardín rodeada de sus otras compañeras. Esta presumía a las demás tener los pétalos más resplandecientes y blancos de todo el campo. En su orgullo, Margarita se bamboleaba con el zumbido de las abejas y las mariposas que se encontraban por ahí. Permitía que se posaran sobre ella con la condición que no hicieran daño alguno a sus pétalos. 

Pero un mal día, una familia llegó a vivir al lugar donde vivía margarita, y uno de los niños la arranca de su lecho por uno de los niños. 

La flor pensaba que lo había hecho con el propósito de mostrarle a la madre que era la flor más bonita de aquél jardín. 

Pero, Margarita fue muy inocente al pensar así. Nunca pensó que iba a ser usada en un juego fatídico.

Al verla, la madre le dice a su hijo que la deshoje diciendo por cada pétalo “te quiero  y no te quiero”, para de esta forma descubrir la verdad. 

La pobre margarita sintió un horror muy profundo al sentir como la despojaban de lo más hermoso que ella poseía, sus pétalos. 

De esta forma, Margarita muere sin entender el sentido del sacrificio al que había sido sometida. Y cuando esto sucede, le arrancan el último pétalo, en el que el niño dice: “te quiero”.

Con base en la leyenda descrita, a los enamorados se les atribuye haber deshojado en alguna oportunidad los pétalos de la margarita para determinar si su amor es retribuido o no.

Según su color, las margaritas tienen un significado:

-Blancas: belleza, perfección, equilibrio, racionalidad

-Amarillas: lealtad, admiración, reconocimiento

-Azules: fidelidad, sumisión, dependencia

-Rosas: amor, enamoramiento, encanto, embelesamiento, cautivamiento

-Rojas: pasión, delirio, frenesí

Multicolor: alegría, contento, júbilo, alborozo, regocijo.

Las margaritas se utilizan en ramos, o como parte del jardín de la casa, sola o acompañada de otras flores.

La belleza de esta flor ha determinado la aparición de margaritas artificiales como las nuestras que imitan a la perfección a las margaritas naturales.

Forma, color, textura de alta calidad, hacen extremadamente difícil distinguir entre margaritas naturales y nuestras margaritas artificiales.